in

Curiosidades de: El lobo de Wall Street

El Lobo de Wall Street es una película del 2013 dirigida por el gran Martin Scorsese. La protagoniza Leonardo DiCaprio y cuenta con secundarios de auténtico lujo, como Jonah Hill, Margot Robbie o Matthew McConaughey, entre muchos otros.

Fue nominada a 5 Oscars; mejor película, director, actor principal, actor de reparto y guión adaptado.

La premiación de 12 años de esclavitud por delante como mejor película es una de las decisiones más polémicas de los últimos años, en mi opinión, incomprensible.

El proyecto nació a raíz de la obsesión de DiCaprio por adaptar el libro en el que se basa.

Para hacerse con sus derechos debió ganar en la puja a su gran amigo Brad Pitt, quien también estaba interesado en la historia. Le pagó a Jordan Belfort 1M $ por los derechos.

Dada la gran conexión entre ambos, contactó con Scorsese, quien se encargaría de empezar a elaborar el guión.

Warner, que inicialmente se encargaría de la producción, limitó creativamente al director, forzándole a hacer un guión más apto para todos los públicos.

Ante esto, Scorsese decidió desvincularse del proyecto.

No fue hasta que Warner decidió desechar el proyecto, ya que no lo consideraban viable comercialmente, que volvió a la dirección. Esta vez, bajo una producción independiente que les permitiese total libertad creativa.

Spielberg visitó el set mientras se rodaba la escena en que Steve Madden da su discurso.

En principio sólo debía ser una visita a su amigo Scorsese, pero comenzó a dar sugerencias tanto al director como a los actores y se implicó hasta tal punto que ambos codirigieron la escena.

Scorsese es conocido por ser un director que deja mucha libertad a sus actores para improvisar. Esta película no es una excepción y algunas de las escenas más recordadas son fruto de la creatividad de sus protagonistas.

El curioso “canto” que hace McConaughey en la comida con Jordan en que se golpea el pecho mientras tararea surgió a raíz de un ritual de calentamiento que realiza el actor antes de sus escenas. DiCaprio lo encontró tan curioso que lo animó a añadirlo a la escena.

Mi escena favorita de la película, cuando Jordan intenta subir al coche drogado, también fue improvisada. Se le ocurrió al actor durante el rodaje.

Al intentar abrir la puerta del coche con el pie, se lesionó la espalda, de modo que tuvieron que utilizar la primera y única toma.

Como siempre digo, cualquier película es mejor con una escena de baile. En el baile de la boda de Jordan, el guión únicamente especificaba que debía bailar, de modo que DiCaprio improvisó este curioso baile con pasos que dijo haber aprendido a lo largo de los años.

En la escena en que Donnie se masturba mirando a Naomi en la fiesta, Jonah Hill decidió utilizar una prótesis de pene para hacerla más realista. Esto no estaba planeado, de modo que la reacción de sorpresa de los demás actores es completamente real.

En la escena en que Naomi aparece completamente desnuda, Scorsese ofreció a Margot Robbie utilizar un albornoz, pero esta lo rechazó.

Declaró posteriormente: “El personaje de Naomi sabe que su cuerpo es su única moneda de cambio… Ella tenía que estar desnuda.”

Pese a ello, no fue la escena más difícil de rodar para Margot. Fue la escena de sexo entre Naomi y Jordan encima de una cama de billetes, ya que declaró que los billetes de papel falsos tenían bordes afilados que le hicieron múltiples cortes en la espalda.

En la escena en la que Brad le da un puñetazo a Donnie por faltar al respeto a su mujer, el golpe, inicialmente, debía ser actuado, pero a ninguno les acababa de convencer como quedaba, de modo que decidieron que le golpeara de verdad.

El problema es que el actor, Jonh Benthal, practica boxeo, de modo que Jonah Hill estaba aterrorizado.

La toma, si nos fijamos, se corta justo después de que reciba el golpe. Se debe a que el golpe fue tal que los dientes protésicos de Hill se le salieron de la boca.

En la película los personajes aspiran grandes cantidades de cocaína. Evidentemente, no se hizo con droga real, se trataba de vitamina D molida.

Como el rodaje duró 7 meses, aún así era peligroso y Hill llegó a contraer una bronquitis que le hizo estar hospitalizado 3 semanas.

La película ostenta un curioso récord, y es que se dice la palabra “fuck” un total de 569 veces. De este modo, se convirtió en la película no documental con un mayor uso de esta palabra en la historia del cine.

En el film hay varios “cameos”, pero mi favorito es el del director Spike Jonze, quien acabó interpretando al director de una empresa de bonos basura.

Fue gracias a Ellen Lewis, quien fue la directora de casting de su película Her y, posteriormente, del Lobo de Wall Street.

Spike Jonze suele actuar en las audiciones junto a los actores que realizan la prueba, de modo que cuando Ellen trabajaba en el Lobo pensó en él para este pequeño papel.

El director aceptó por su admiración hacia Scorsese y sus ganas de aprender de él.

Otro cameo muy interesante es el del verdadero Jordan Belfort, quien aparece al final de la película presentando a su yo ficticio en una de las conferencias que realiza tras su paso por prisión.

El antiguo broker estuvo muy involucrado en la película, ya que ayudó a DiCaprio a preparar el papel. Le explicaba cómo debía dirigirse a los clientes y a sus empleados, cómo actuaba cada droga sobre su organismo y cómo fue la pelea con Donnie bajo los efectos de los lemons.

Me gustaría acabar el hilo explicando una de las anécdotas de Hollywood que más me han gustado últimamente, ya que vincula a dos leyendas de Hollywood como DiCaprio y Marlon Brando y tiene que ver con el Lobo de Wall Street.

En 1955 Brando ganó su primer Oscar a mejor actor protagonista por La Ley del Silencio. Con el paso del tiempo la estatuilla acabó en las manos de un multimillonario malayo llamado Jho Low, quien pagó por ella 600.000 dólares.

Muchos años después, Low participaría como productor en El Lobo de Wall Street. Durante el rodaje entabló una gran amistad con DiCaprio y, como muestra de su apreció, acabó regalándole la legendaria estatuilla de Brando, antes de que Leo ganase el suyo propio.

Posteriormente, Low se vio involucrado en escándalos de corrupción, ya que se le acusó de desviar fondos de una organización benéfica. Supuestamente, el dinero fue usado para adquirir la estatuilla, cuadros de artistas como Van Gogh o Picasso y otros muchos lujos.

Ante estas acusaciones el actor decidió mostrarse cooperativo y entregó tanto la estatuilla como otros regalos, entre los que destacaban obras de Picasso o Basquiat, a las autoridades.

Este film nos ha dejado un buen número de escenas curiosas como estas:

El famoso baile de Leonardo DiCaprio:
El lobo de Wall Street baile

La escena de Matthew Mcconaughey:

El divertido momento de Leonardo DiCaprio intentando entrar en el coche:

O la sugerente escena con Margot Robbie:

Margot Robbie pink dress vestido rosa piernas abiertas

Publicado por HispaBloggers

Artículos

¿Merece tu voto?

8 Puntos
Upvote

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

      Programming ▫️ Designing ▫️ Hacking ▫️ Coding ▫️ Focus ▫️ Music